miércoles, febrero 01, 2006

Sobre la soledad espiritual

.



Breve Análisis y reflexión sobre, la soledad espiritual.


Durante centurias los seres humanos han mirado sus diferencias materiales y alentado la separación, la segregación y el aislamiento tanto individual como colectivo. Al andar del tiempo los hombres se embriagaron de egoísmo y han sufrido sus consecuencias, esclavitud, guerras, injusticia social, ruina, marginamiento, violencia en todas sus formas. Saturada la conciencia del hombre del sin fin de calamidades producto de su egoísmo, de su individualismo radical, este ha comenzado a mirar la verdad, a sopesar los resultados de su actitud, a abocarse a buscar y a encontrar soluciones encaminadas a subsanar la debacle social, ha empezado a dar pasos firmes para encontrar formas de Inter.-relación más viables, tales como el beneficio compartido, la colaboración, el entendimiento, la negociación, el “comé y comamos”, la tolerancia... etc., De distintas maneras esta dando muestras de buscar la coexistencia pacífica y por tanto se ha preocupado por encontrar los puntos en común entre individuos, comunidades, razas y religiones.

El hombre se ha visto compelido a buscar la verdad de sus miserias, y un aspecto vital de esa verdad es ver el planeta, el mundo como un hogar que compartimos todos y con el cual tiene responsabilidades para asegurar su supervivencia y su eternidad.

No obstante, hoy al finalizar el siglo 20, el hombre ve su soledad, su vacío espiritual, su falta de lazos legítimos y verdaderos entre sí… como un formidable impedimento para alcanzar la paz, el bienestar individual y colectivo, y la armonía entre familias, pueblos y naciones. Hoy, más que nunca en toda su historia, los hombres se ven así mismos compartimentados, se sienten apartados los unos de los otros, aislados de sus congéneres y de su entorno y como consecuencia tienden a experimentar un profundo sentimiento de separación, de soledad, de indiferencia, de vacío y a verse como extraños entre si..

Todas las soluciones inventadas por el hombre, para resolver los problemas de la convivencia pacífica, todos sus modelos aislados del contexto espiritual, han sido soluciones fracasadas. Estas ideas enajenadas, separadas, aisladas de la presencia de Dios, como el cientificismo, el materialismo, el socialismo y el comunismo han creado un clima propicio para descubrir una crisis profunda de valores y anti valores, han llevado la manifestación del egoísmo a extremos inimaginables, a explosiones de violencia y saña, a un fanatismo ciego e irracional, y sus resultados se han pagado muy, muy caros. Aislados, como islas solitarias separadas por un mar de incertidumbre y de desconfianza, se ve claramente que si la humanidad no endereza el rumbo, si no restaura sus valores espirituales, si no restaura sus lazos, sin duda se esta encaminando a su auto destrucción, segura e inevitable. Al dolor provocado por la soledad espiritual, se aúna el dolor de la devastación y del inminente peligro de extinción. Afortunadamente, acicateados por esta catástrofe del mundo civilizado, grandes sectores de la civilización han despertado de su inconsciencia… Los seres humanos han comenzado a ver hacia atrás, han entrado en una fase de seria reflexión y análisis, que les ha permitido ver el caos apoderándose de todo lo que les pertenece y que en un principio fue su dominio. Sin embargo su objetivo de alcanzar la paz y convivir como una gran familia esta aun muy lejos de ser alcanzado.

La soledad espiritual que experimentan los seres humanos a lo largo y ancho del planeta es pues, un formidable obstáculo para que los hombres dejen de verse como potenciales enemigos en el campo de sus necesarias e inevitables interrelaciones. Pese a este aparente pesimismo, como señalábamos antes, el ser humano en reflexión está sentando las bases para torcer su sombrío destino, hay una luz de esperanza asomándose en el horizonte al entrar al nuevo milenio. De lo alto nos llega un rayo de entendimiento, que penetra las altas esferas, una palabra salvadora, que tiende puentes entre los hombres de todas las edades, razas y nacionalidades, puentes de comprensión, tolerancia, amistad. Puentes de buena voluntad. Esa palabra revelándonos la necesidad de unidad y armonía, descubriendo nuestra responsabilidad, de actuar, de trabajar para hacer brillar la luz de la verdad, proviene del espíritu, y priva ya en los mas altos foros donde se deja escuchar a grandes voces, este espíritu revelado en la “Palabra”, que es a la vez balsa y faro, báculo y soporte, escala y escudo.

Cuando los hombres, por virtud de la enseñanza derramada en esa palabra, cuando inspirados por el Espíritu Santo sepan elevar su pensamiento en alas de la oración, todas las distancias que nos separan serán abolidas, todas las murallas que levantaran el egoísmo, la hipocresía, la incomprensión y la intolerancia caerán por tierra y ya no nos sentiremos solos, porque nos daremos cuenta que somos parte de una gran familia universal, y que los lazos espirituales que nos unen son mucho más fuertes que las falsa ideas del individualismo ideológico, económico, social y cultural. Más fuertes, que todas esas pequeñas diferencias materiales que nos han convertido en islas de egoísmo. 



12 comentarios:

Sr. Santana dijo...

ciertas palabras mi estimado misionero, siempre dando en el clavo con sus iluminaciones, me recordo un poema que escribi

Vasta Brecha

Almas bienhechoras me temo,
De lo extraño se juzgan oriundas,
Malas almas por doquier abundan,
Despejado eso bien sabemos.

¿Dónde encontrar la clara muestra
De entes de blanco interior sano?
Niego como opción sea el humano
¿Entonces que más camino queda?

La restante salida, si cual meta,
Fijamos el hallar a hombres buenos
La única respuesta es que oremos
En rezos la luz es vasta brecha
Logrando la bondad de ser demente
Conviértase en pensar de un cuerdo sano.

le mando un abrazo mi estimado misionero

MentesSueltas dijo...

Estimado, solamente una vez ingresé a mi blog, para ver como andaba todo. Igualmente estaba dispuesto a no escribir, quería tomarme unas vacaciones completas...
Pero tu mensaje con lo de tu hija en Mendoza me conmovió. Esa misma noche, en homenaje a tu comentario, dije su nombre en la Plaza Independencia, para decirte que el fue pronunciado allí de tu parte...
Un abrazo.
MentesSueltas

AkashA DulcineA dijo...

Iluminadísimo Misionero... El ser humano también se ha llenado de mucho miedo, ante toda esa devastación, el desorden mundial, la violencia, el sometimiento y por supuesto que el egoísmo... ya nadie quiere confiar en el otro, se encierran en sí mismos y van acabándose a sí mismos con el dolor de la soledad.

¿Qué nos falta?, purificar nuestras intenciones, dejar la agresión destructiva a un lado y convertirla en energía que construya un mejor futuro.

Habremos de reflexionarlo...


Te envio un abrazo pleno de armonía, Alahim.

Perplejo dijo...

Yo he adherido varias veces al planteamiento de que el individualismo es un síntoma de la Modenidad. O sea, que nace en la Revolución Industrial.

La palabra "individio" es, de hecho, muy nueva. Tiene como 200 años. No más.

MentesSueltas dijo...

Revelaciones en el camino, me encantaría tener un link a tu blog en mi espacio de Mentes Sueltas. Espero tu OK.
Un gran abrazo...

MentesSueltas dijo...

Quiero que sepas que cumplí, de alguna forma, con tu pedido.
En mis 15 días de vacaciones en Mendoza, solo ingresé a mi blog una vez, no mas de 15 minutos.
Leí algunos comentarios y no mucho más, pues mi intención era “desenchufarme” de todo, para tener más aún la Mente Suelta.

Pero cuando leí que tenias una hija en Mendoza, retuve su nombre y al rato, en la Plaza Independencia, pronuncie su nombre, de parte tuya, como llamándola.

Seguramente no logré nada, pero quiero que sepas que el nombre de tu hija fue dicho, de tu parte y es la forma que encontré para que te comuniques con ella.

Un gran abrazo y espero que mi mensaje de resultado.

MentesSueltas

marvision dijo...

Todo correcto, solo te faltó de mencionar "la envidia" la gente que nos rodea nos tiene envidia, de lo que sentimos, cuando nos ven tristes se acercan a recordarnos que ellos están mejor y les creemos, pero cuando superamos esa tristeza y nos va bien, nos envidian, yo he vivido un episodio de estos, en mi tristeza he encontrado AMOR y "amigo, me envidian por ese AMOR que he encontrado en mi. Egoistas envidiosos, este mundo en el que estamos , no me gusta.
Yo tambien he escrito, nos vemos y gracias por tu comentario tan explicativo.

Michelle dijo...

la palabra es la red que abre el entendimiento superior, la oración es como la poesía nos empapa de una magia que nos acerca a ese Dios que mora en cada uno y nos permite reconocernos como seres humanos ..como vinculos entre la animalidad y lo divino, saludos y gracias por la visita, eres siempre bienvenido Michelle

Michelle dijo...

la palabra el magico conjuro que nos hace humanos, y nos permite atravesar las fronteras y limitaciones del cuerpo, y la oración es la poesía que nos acerca al Dios interno que mora en cada cual, el hombre como el vinculo entre la animalidad y lo divino, Saludos y gracias por visitar y coemntar al Testigo, el lugar del corazón , Michelle

Opalo dijo...

Hola:

Esta es la segunda vez que te escribo algo pero parece que la primera NO se publico...bueno, esta vez solo queria agradecerte tu visita y tus interesantes aportes en mi Blog. Gracias y espero poder seguiren contacto contigo,aunque no necesariamente participes en el debate.
Saludos

angel dijo...

Bajo esta tu reflexión que contigo comparto, te aprecio tu visita al mi espacio (que es también el tuyo) al igual que tus comentarios que dejaste al pie del poema de Martínez Rivas, estupendo y por muchos, y por mi, admirado escritor del noble territorio de Darío.

Saludos...

Amor dijo...

"La verdad nos hará libres", y "el que busca encuentra": busquemos la verdad, encontrémosla, escribámosla y llevémosla a los blogs de todo el mundo, cada uno a su manera, y hagamos libre el mundo entero. Eso es lo que yo pienso, y creo que coincide en mucho con lo que dices tú: un abrazo de hermano querido en la fe común.