lunes, marzo 06, 2006

Aprendizaje

.



A veces tú das
y yo recibo, tú eres
el sujeto y yo el objeto
A veces yo doy
y tú recibes, entonces
soy el sujeto y tú el objeto.


Quien da primero da dos veces
y quien da tiene derecho a estar en paz
y en su interior encontrar la felicidad
Quien recibe primero recibe dos veces
y quien recibe así, está obligado a dar dos veces
entonces también encontrará la paz y sonreirá feliz.


Estamos aprendiendo a vivir, a dar
sin reclamar nada a cambio,
sin pedir respuesta, sin exigir agradecimiento,
sin esperar correspondencia.


Estamos aprendiendo a compartir la vida
desde un mundo diferente, cuyos
eclipses se están desvaneciendo
a desprendernos del egoísmo
a multiplicar nuestros talentos
de hermandad y pureza primigenia
a abrir espacio a la abundancia,
a la rama florecida de ternuras


Hoy estamos redefiniendo el amor
estamos aprendiendo a caminar
más allá de nuestro reducido fuero
Estamos aprendiendo a dar lo mejor de nosotros mismos,
a distribuir los dones y riquezas que Dios nos ha regalado


Hoy estamos aprendiendo
a no acaparar bienes innecesarios,
a rehusar paraísos artificiales
a no preocuparnos, a no enfrascarnos
en el sentido de pertenencia
a mantener vivo aquello que recibimos
y, a olvidarnos de lo que damos
a vivir esta experiencia de dar y recibir
con absoluta conciencia de libertad
con absoluto regocijo por lo que brindamos
frente al rostro escéptico del disentir
frente a la helada risa de la frialdad.


Hoy hemos aprendido a dar sin medida,
a amar verdaderamente
con las transparencias del alma
a ser felices imperecederamente.
Y es todo lo que necesitamos
porque sin duda... todo lo demás vendrá por añadidura.


Alahim Loor, Managua, Centro Bolonia



13 comentarios:

Sr. Santana dijo...

que fascinante mi estimado, me agradan a sobremanera las poesias en las que encuentro mensaje, que te llevan a un buen camino, senti en estas letras la mano de dios, guiandote mientras la inspiracion se mece en la pluma, me a encantado.

te mando un abrazo misionero, y mucha suerte en todo

Misionero dijo...

Jorge: Muchas gracias por tu apreciación mi querido amigo.

Tus palabras me demuestran que tienes en tus campos tierra fértil y que, precisamente de ahí extraes el barro selecto, la materia prima, luz adorable y encantadora que fecunda tu ars poética. Tú sabes mi amigo que con la poesía se pueden transmitir muchas cosas, la poesía es la incesante oración del océano de la vida que está en nosotros. Es como un arca de perennes sorpresas y revelaciones.

Muy agradecido por la visita mi muy estimado poeta, siempre bienvenido.

marvision dijo...

Quien da primero, da dos veces y el que recibe, está obligado a dar dos veces a su vez, lo demás vendrá por añadidura. Que reflexión más acertada, siempre esperamos "recibir" antes de dar y no, hay que dar y no importar tanto si te devuelven, hay semillas que tardan en germinar y la "paciencia" es la virtud en este caso.
Muy bueno el poema, te invito a visitarme, he escrito. Marvision

Misionero dijo...

Querida Marvisión... tu sola presencia acá ya es un regalo, déjame pues, regalarte dos veces, te doy el mar y te doy el aroma de una rosa, y que ese aroma y ese mar sean testigos que delante de ti soy un mendigo que no te pide otra cosa que le siembres en el pecho el dulzor de una semilla de luz que ilumine desde mi interior la senda brumosa.

Bueno, un abrazo y enseguida te visito.

Luunna dijo...

Misionero esta pagina no la conocia, y como siempre me sorprende su prosa, su poesia y la letra que habla de entrega desinteresada..una belleza venir aca hace que me acuerde de lo bueno que tenemos los humanos, nuestra alma y que muchas veces no sale tapado por todo el consumismo, pero es lo mas preciado que tenemos y quien da dos veces..precioso
Un abrazo cariñoso y lo mejor para ud.
Luunna

MentesSueltas dijo...

Transparencia en el alma, fundamental.
Un abrazo
MentesSueltas

Michelle dijo...

querido amigo Misionero, el poema que nos regalas es la forma de reconocernos como almas, de apuntar hacia el territorio del dar y también el recibir...gracias..saludos

El Navegante dijo...

Qué lejops has dejado de tu sendero el egoísmo,la envidia, el vivir sin un sentido o una necesidad de brindar.
La paz descarto, que para tí, mi querido amigo, debe ser algo tan natural como el aire que respiras,
y te invade inhalándola,por eso , para no ahogarte con tanta paz, nos la regalas con esta poesía que es un canto a l esperanza de un mundo mejor.
Un fuerte abrazo desde cubierta hasta tu choza mágica.

Olie dijo...

Alahim:
Está clara tu misión de vida, amigo Misionero: eres un guía, una luz para los espíritus errantes y confundidos en el mundo del materialismo, en el placer del nihilismo, en el egoísmo que mira al mundo como si fuera un mero reflejo de su espejo y no la dura y, a la vez, hermosa realidad que es...
Hermoso post.
Un abrazo,
Olie

MentesSueltas dijo...

Escribí un mensaje para ti.
Un abrazo
MentesSueltas

Opalo dijo...

Mi querido Misionero:

Ya estoy de vuelta y espero pronto poder iniciar una comunicacion mas fluida contigo.
No necesito comentar lo que has escrito porque dentro de si misma esta poesia encierra toda la sabiduria que necesitamos "escuchar"
Un abrazo

Lety dijo...

Hola Misionero, no se si leerá este mensaje, pero el sólo escribirlo me consuela, con esa libertad de la que habla, agrego el pedir al dar y el recibir, y con la certeza de su generosidad le pido una oración, lo que me gustaría: salud, pero si no la tengo, entereza, estoy en espera de resultados médicos,
Le dejo mi abrazo agradecido y afectuoso

mujer imagen dijo...

Es duende que desea que todo fluya.. para algunos esa palabra e Dios... para otros es su denominada "suerte" o mala o buena... habrá quienes no conocen ni ven ni lo uno ni lo otro...
como veo esto, es un Guía que escribe un manifiesto! y eso siempre es necesario, para los que sienten a Dios, y para los que no ?, bueno ellos son mucho mas creativos, me supongo.

Gracias por esta apología de fe.