lunes, noviembre 14, 2005

El mundanal juego de los sentidos



Sentí un entrecruce de palabras
un dobles que nublo mi cielo
un rojo disturbio
de intenciones ocultas
a un precio fantástico

una solución que no está en tus manos
una incongruencia que te palpa
con una insinuación implícita
una reacción en cadena
sin reglas ni desnudeces

otra dimensión de la mente
de ardides y de trucos
que no deja alternativa
te condenas o te comprometes
un juego de máscaras
de mentiras psico-tácticas

de ocultar y de mostrar
de acusaciones ofensivas
de perder o de ganar
de inteligencias múltiples
de promesas sin entregar
de tontos útiles o inútiles
de buenos, de malos y de feos

En la claridad del alma
en un mundo ideal
no se necesitarían las mentiras
ni siquiera las mentiras hermosas
bien hilvanadas, oscuramente bellas
y cómplices…

no sería necesario ni imperioso
que el mienta
que tú mientas
que yo mienta
y por ende tampoco se necesitaría
desconfiar de nadie

no se necesitaría pecar de crédulo
o de ingenuo
porque cada quien vería en la iluminada
claridad, lo que le están dando
la honestidad y el respeto
sería la piedra angular
de toda relación

y dar y recibir sería equitativo
no habría ni mejor ni peor parte
ni ambigüedades ni contradicciones
irreconciliables
ni celos ni recelos
ni vencedores ni vencidos
ni búmeran amenazantes

Pero vivimos en una tierra de engaños
donde priva la ciencia del mal (y del bien)
de los juegos mentales
de medias verdades y medias mentiras
de pobres ideotas y de listos
de sugerencias disimuladas
de grandes dudas y grandes certezas
de vendedores de fantasías

de juegos sucios y limpios
y aunque no se quiera jugar o si…
estás en el terreno de juego
y el maldito juego te involucra

Alahim Loor / 10 de noviembre de 2005

3 comentarios:

Lety dijo...

De todo este juego que menciona Misionero, lo que aún me atormenta son las cosas que no acabo de expresar, esos miedos inconfesados, sin embargo, seguiré tratando. Reciba mi afectuoso saludo

Cristal dijo...

Así es el mundo, un terreno de juegos pero sobre todo de aprendizajes. El desafío es tratar de cambiar para acercarnos de la esencia.
Misionero, es un encanto leerte.
Gracias por todo lo que siento a través de tus letras.
Un cálido abrazo desde el corazón

DINOBAT dijo...

Interesante blog tienes!, estaré pasando por aquí, saludos,



JD